logo_mineduca
logo_mineduca
Lugar : Upiip fecha del:2014-07-29 al 2014-07-29
Leer mas

modulos_sistema/gestor_pueblo/userfiles/icono/banner2.jpg

Ayoreo

Curriculum RegionalizadoEstado El CR del Pueblo Ayoreo ha sido ARMONIZADO con el C.B.Nº RM

 

R.M. 687/2012 del 11 de Octubre de 2012

Bajar el documento en formato PDF

IPELC - ILC Instituto de Lengua y CulturaDatos Generales Datos Tecnicos

Actualmente cuenta con los siguientes tecnicos ILCs y

TEC - ILC

              : Daniel Etacore Cuiqueno

              : Jaime Comay Cuiqueno

CIENCIA, TECNOLOGIA Y PRODUCCION

 

CUIDADO Y REPRODUCCION DE PLANTAS FORESTALES E INTRODUCIDAS

Mayormente nosotros los ayoreos cuidamos las plantas forestales semilla que son muy poco ya en la comunidades, principalmente donde se esta aprovechando el recurso maderable o se esta ejecutando planes de manejo forestal; En algunas comunidades se implementando proyecto de reforestación en todos el espacio donde se a aprovechado la madera.

En dos comunidades ayoreas Puesto Paz y Guidai Ichai son las que se ha implementado proyecto de Plantines con el apoyo de Empresa Petrolera como GTB y GOB Gas Oriente Boliviano y gracias a estos apoyo la comunidad se a beneficiado ingreso económico en la venta de estos plantines a los municipios y las misma Empresa Petrolera.

CRIANZA Y DOMESTICACION DE ANIMALES

Nosotros somos un pueblo que se acostumbra criar perro no para cuidado de la casa si no para ayuda en la casería de animales comestibles para la subsistencia de la familias estos se caza en la selva sin pasar los limites de la comunidad; antiguamente se criaba animales para adornos pero en la actualidad no se cría esto por respeto a las autoridades comunales por precautelar la integridad de los niños también en la comunidad pero actualmente se cría animales como ser: perro, gatos, chancho, aves como ser: loros, loritos y hasta se cría urina, mono del monte.

SIEMBRA, COSECHA Y RECOJO DE PRODUCTOS

Mayormente se siembra a mano ancestralmente con palo de madera para hacer surcos y se sembraban fríjol, maíz, joco, zapallo y sandia; la cosecha se hacia una sola vez con el apoyo familiar o de su clan; ancestralmente nuestro pueblo ayoreo cuando tenia sembrado algo entraba al monte y tardaban hasta tres a seis meses y calculaban como para llegar para cosechar algún sembradío y cada familia tenia su propio sembradío como para su subsistencia familiar.

Y actualmente se mantiene todavía esa costumbre de siembra y cosecha; pero ya en algunas comunidades se utiliza mecanización en etapa de siembra y en la cosecha se utiliza cosechadora estos es la zona de Pailón en las comunidades de Poza Verde y Puesto Paz; sembradíos comunales donde participa toda la comunidad entre niños, mujeres y hombres pero la mayoría de las comunidades se utiliza maquinas manuales de siembra y cosecha a manos utilizando maderas machucando.

PROCESAMIENTO, ALMACENAJE Y CONSERVACIÓN PRODUCTOS

Cuando había una buena cosecha después de un proceso de selección de semilla la autoridad comunal ordena a almacenar de ½ arroba para arriba estos conservación de producto de semilla seleccionada con el fin poder tener en el próximo año una buena cosecha.

NOSOTROS LOS AYOREOS Y LA MIEL

Para el misionero Bill Prencille, uno de los primeros que trabajo con nosotros, escribió en 1950: diciendo que la “La miel es el alimento principal para los ayoreos”. Eran tiempos en que la dieta de nosotros los ayoreos se basaba en la carne proveniente de la caza y la recolección de los productos del bosque, los frutos silvestres, raíces y hongos comestibles, hierbas, hojas, semillas… Todo atravesado por una serie de tabúes respecto a algunos alimentos tales como la carne de urina (venado), guazo (de la familia de los ciervos), tatú (una especie de armadillo), y de cualquier tipo de ave.

Una de las pocas carnes permitidas culturalmente era la de peta (tortuga) y hasta hoy es una de las más apreciadas.

Y el alimento privilegiado esa la miel, utilizada como endulzante, casi como una golosina, pero bajo la idea de que se trataba de un importante aporte nutritivo. En el monte no agarraban ningún resfrío porque la miel era como un remedio”, dice un testimonio recogido por sabio entrevistado.

Nosotros como buenos conocedores, sabemos cómo clasificaron la miel por sus sabores y texturas, descubriendo en ellas sus diferentes propiedades; por ejemplo, la miel ácida les causaba diarrea, por tanto no la comían. “El sabor ácido y amargo se debía al origen, es decir, a ciertas flores de donde la abeja recolectó el néctar, observación biológicamente correcta”, explica Szabó.

Así, en torno al dulce producto de las abejas se fue creando ciertas herramientas. Por ejemplo, el alimento era filtrado a través de una tela finamente tejida de garabatá, con el fin de evitar su fermentación rápida, un método de conservación simple y eficaz. Para su recolección y almacenamiento se utilizaban calabazas y para evitar incómodos derrames, se fabricaron pequeñas escobitas de mango largo para su consumo.

Esto en conjunto era parte de la práctica que se conoce como “melear”, desde el recojo de la miel hasta su consumo. Pero las misiones cambiaron la historia no sólo porque nos introdujeron en nosotros otras costumbres alimenticias, sino porque poco a poco sobrepusieron el trabajo a la práctica de ir a “melear”.

“Al crear la misión se plantaban alimentos comestibles en los alrededores para poder abastecer a los habitantes. Eramos los propios ayoreos los que debían trabajar los cultivos y así es como se fueron imponiendo las normas de los misioneros a la costumbre de ir ‘melear’; aunque, claro, esto nos costó bastante”. En el libro de “los conocimientos de la abejas nativas entre los ayoreos” de Eva Zsavo y Eugenio Stierlin; describe que pese a que había gran cantidad de alimentos en los asentamientos, los ayoreos migraban por ciertas épocas fuera de la misión argumentando “¡No hay comida! ¡Queremos miel! Para ellos miel era sinónimo de comida y por eso salían al bosque, dejando la misión, enojados con los misioneros porque no había miel.

Tecnología en Intrumentos

El sonajero (paracará)

Origen: -Planta nativa del oriente

-Es rastrera de frutos irregulares

-De produce por semillas

Material. -Calabaza (duchúbié)

- Plumas (chugupereojode)

- Garabatá (Dajudie) -Semillas (Ajunie)

- Pesuñas de urina

Proceso

- Se hace de una calabaza seca y pequeña

- Se corta la punta del fruto

- Se llena de semillas

- Se coloca un palito, envuelto con garabatá para tapar el orificio y de esta manera no pueda salir las semillas.

- Anterior a esto se perfora la base del fruto, para que salga el garabatá para luego añadir las pesuñas de urina (opcional).

Usos: (medio ambiente y naturaleza)

- Para dar ritmos a los cantos

- Para comunicarse (alegría, tristeza, victoria)

- Otros usos: el fruto dejando en Medio ambiente natural servía para transporte y depósito de agua, semillas, miel y otros.

Conclusión:

- Cabe recalcar que la elaboración, procesamiento, producción y uso de este instrumento originario se está extinguiendo por influencia de otros.

 

TECNOLOGÍAS AGRÍCOLAS

Ancestralmente nuestro pueblo ayoreo se hacían artesanía muy fina, sea en garabata y madera y también en barro o tierra y actualmente muy poca persona se mantiene y es de esta forma que es la única forme de subsistencia en la venta de toda clase de artesanías, esto sucede en toda las comunidades ayoreas.

Actividad económica

Al entrar en las sedes misionales, desde 1949, los ayoréode perdieron casi de inmediato la base tradicional de su subsistencia: la concentración de mucha gente en un lugar fijo rápidamente hizo disminuir las posibilidades de caza y recolección. En los primeros años la misión trató de retener a los ayoréode recién contactados, ofreciéndoles trabajo, incentivando la agricultura como nueva base principal de subsistencia, pero los resultados fueron limitados.

Según su lógica de cazadores y recolectoras, los ayoréode no consideran necesario el producir bienes, ni acumularlos porque la naturaleza los tiene en abundancia. La cuestión es “saber buscar” y “saber hallar”, uno debe tener un conocimiento detallado de la naturaleza y el ambiente, y debe observar bien, para saber cuando, donde y como hallar los bienes deseados.

La mentalidad de una “economía del día” está muy presente entre los ayoréode. Los ingresos que se generan se gastan casi inmediatamente, no hay acumulación, no se siente la necesidad de asegurar el futuro mediato. La inexistencia de una planificación, la irregularidad y la negación a la acumulación hacen que la sociedad global tenga la imagen de que los ayoréode son indios flojos, pobres y descuidados. En el presente, las actividades que generan ingresos y las estrategias económicas de los ayoréode son muy diversas según la comunidad y el tipo de familia, esto se ha podido mostrar en un estudio sobre Poza Verde (Heijdra 1987). Sin embargo, entre las familias no hay mayores diferencias en cuanto a la magnitud de los ingresos globales y dentro de las comunidades no se perciben procesos fuertes de diferenciación, todos tiene en común un corto horizonte de sobrevivencia. Es común que las familias ayoréas se encuentren en una situación de pobreza crítica por no tener que comer. En comparación con otro tipo de familia rural los ingresos promedios de una familia ayoréa son más altos (Heijdra 1987:..), pero su ritmo de consumo es muy acelerado, su posibilidad de acumular o reservar es casi nula y sus actividades económicas no son constantes. Estas características evidencian que hasta la actualidad las reglas tradicionales de redistribución y la mentalidad de la “economía del día” están en vigencia.

Las actividades generadoras de ingresos entre los ayoreode son caza, recolección, forestería, agricultura, trabajo y como peones.

Los ingresos que genera la producción artesanal varían entre una comunidad y otra. En poza Verde, Zapocó, Puerto Paz, Santa Teresita y Urucú, la producción de bolsas de fibra vegetal es constante, parte de la producción es para el autoconsumo (las bolsas grandes se usan para transportar la cosecha, agua y leña).

Caza, pesca y recolección

Aunque la caza y recolección han perdido la importancia que tuvieron en la vida de la selva, continúan siendo fuentes de ingresos considerables pero difíciles de cuantificar. La caza se practica durante todo el año y es más intensiva en la época seca.

Los animales más cazados son la tortuga (alimento tradicional muy importante), el armadillo, la orina, el puerco tropero y puerco del monte. La pesca solamente practica en aquellas comunidades que tienen ríos o lagos cerca, como son Zapocó y poza Verde. Entre los productos más recolectados se encuentran la garabatá (piña silvestre, cuya fibra se emplea para la fabricación de hilo para tejidos), otros tipos de piña silvestre, frutos de palmeras, palmito, miel de abeja, cortezas y frutos de plantas para tintes naturales.

A excepción de Zapocó, los ayoréode cazan mayormente en terrenos ajenos. En bicicletas o a pié, y a veces en camiones alquilados, van lejos al monte donde permanecen algunos días. La caza también sirve como un ingreso adicional importante cuando los ayoréode están fuera de su comunidad, trabajando como peones agrícolas o forestales.

Forestería

Aunque los ayoréode no practicaban la tala de árboles, actualmente la venta de madera es una fuente de ingreso importante para algunas comunidades. Dos comunidades tienen un pequeño aserradero (Zapocó y Tobité), pero también en las demás comunidades que tienen bosques propios, se venden postes de luz, postes para alambrado, y leña. La venta de madera es una fuente de ingresos monetarios muy importante, no requiere de una permanencia larga, ni significa una espera larga entre la inversión del trabajo y la venta del producto, tampoco requiere de acumulación.

Para asegurar la venta de madera como fuente de ingreso en el futuro es importante que las comunidades dispongan de territorios suficientes amplios e implementen formas de un manejo y aprovechamiento sostenible. Actualmente sólo Zapocó cuenta con una superficie suficiente para generar ingresos anuales considerables sin poner en peligro el futuro del bosque, pero aun así es difícil asegurar una explotación sostenible: la necesidad de mayores ingresos y las presiones de compradores – madereros para aumentar la explotación ponen en peligro el futuro mediato de esta actividad.

De los bosques, los ayoréodes también extraen leña y material de construcción. En las comunidades más antiguas y los campamentos sin tierra propia ya se empieza a sentir la falta de estos recursos.

Agricultura y Ganadería

Los ayoréode practicaban la agricultura cuando vivían en el monte, pero entonces su carácter era similar a la recolección porque abandonaban las partes sembradas para volver a cosecharlas cuando era si tiempo, no practicaban la tala y quema, no labraban la tierra ni practicaban la carpida. Los productos del caco eran distribuidos sin guardar reservas, salvo algunas semillas para el próximo año.

Trabajo y salario

La venta de su fuerza de trabajo es una actividad que los ayoréode empezaron a practicar al integrarse en la sociedad global. Su importancia difiere según comunidad y familia, pero en general se puede decir que no hay familias cuyos ingresos son independientes de la venta de trabajo. Entre sus 15 y 25 casi todos los hombres ayoréode trabajan como peones, la mayor parte de ellos va con su mujer y sus hijos. Los ayoréode trabajan sobre todo en la agricultura (desmonte, carpida, cosecha) y la madera (encontrar árboles maderables, ayudante en aserraderos). Normalmente las migraciones temporales por trabajo se efectúan en la época seca.

El trabajo asalariado es para los ayoréode una estrategia para acceder a los productos del mundo moderno, sin necesidad de entrar en un modo de producción que requiere inversiones y acumulación (Renshaw 1988). El trabajo como peón genera un ingreso inmediato (anticipos y luego el pago) e implica libertad: los ayoréode pueden “pasear” e ir donde quieren. Normalmente les pagana por obra cumplida, y de esta forma logran a veces juntar ingresos diarios que son tres o cuatro veces más altos que los jornales para el trabajo agrícola.

En las comunidades que se encuentran en la zona de expansión agrícola (Poza verde, Puesto Paz y Gidai Ichai) y en los campamentos aledaños a pueblos grandes el trabajo como peón es la principal fuente de ingreso, trabajando cerca de su comunidad, muchos logran de mantener un chaco propio.

En las comunidades más alejadas de los mercados de trabajo, la importancia de estos es menor, pero implica ausencias largas (Zapocó, Tobité, Santa Teresita, Rincón del Tigre).

Hay grupos de ayoréode que viajan a trabajar en aserraderos que se encuentran lejos de sus comunidades (hasta el norte de La Paz, a unos 1500 Kms. de Santa Cruz).

 

 Las salidas para trabajar afuera pueden perjudicar la agricultura propia en una forma muy fuerte: no es raro que alguna gente regrese a sus comunidades demasiado tarde para poder concluir su propio chaco antes de las lluvias. Esto significa que los siguientes años están obligados a salir por más tiempo, disminuyendo la posibilidad de hacer su propio chaco y entretanto así un círculo vicioso, difícil de superar. Las salidas frecuentes también son un factor desarticulador de las comunidades, perjudican cualquier actividad comunal o colectiva.

El trabajo como peones también ha causado la llegada de familias ayoréas a la ciudad, porque es allí donde algunos patrones cancelan los pagos.

PROCESAMIENTO DE FIBRAS, CERÁMICA, ADORNOS

Existen diferentes procesos que nosotros hacemos se estos como ser en la fibra de garabata, de madera y finalmente aquí algunos proceso en la elaboración de bolsa en la fibra de garabata:

Proceso con garabatá

Para cosechar el garabatá fino dajudie las artesanas se internan en el monte, recorriendo distancias de hasta 30 km. Después de arrancar la planta, se separan las hojas una a una, y con la ayuda de un cuchillo se quitan las espinas.

Para extraer la fibra se raspa cada hoja sobre una madera plana y alargada. Después que la fibra seca bajo los rayos del sol se elabora el hilo, torciendo la fibra sobre el muslo con la ayuda de cenizas para facilitar el deslizamiento. Para teñir los hilos se emplea agua y colorantes extraído de cortezas, frutos, piedras y barro.

El tejido, muy tupido y compacto, se realiza en base a pequeñas redes con lazos cerrados usando una aguja oshnai que podía ser de madera, hueso o hierro. Para la decoración del tejido se emplea la simbología de los clanes ayoréodes en base bandas lineales continuas, alternas o discontinuas por su ancho, rombos, hexágonos, pentágonos, ajedrezados, rectángulos, escalones diagonales y motivos triangulares. Se trabaja la madera de modo rudimentario, para hacer utensilios domésticos, zapatos, arcos y silbatos. Es característica de los ayoreo una especie de sandalia, fabricada generalmente en cuero de tapir sujeta al pie por un cordón, que, por su forma casi rectangular, hizo que recibieran durante algún tiempo el apodo de "doble talón" (pyta jovai), llegándose incluso a creer, por parte de otros indígenas chaqueños, que las huellas dejadas por el calzado de los ayoreo correspondían a seres fantásticos.

Los dibujos geométricos tienen significados especiales: el zig-zag representa el dorso de un tipo de serpiente, la cascabel; el redondo, al hormiguero; las líneas paralelas se relacionan con la estratificación de las nubes como aparecen en ciertos días. Pintura, escultura, y artes plásticas son desconocidas por el Ayoreo. La vestimenta tradicional del varón es un simple cubre-sexo hecho de fibras y adornado con plumas. Hasta los doce años no usan nada.

Las mujeres empiezan a usar polleras alrededor de los diez años; éstas son de hilo tejido masculino o femenino a fin de no concebir hijos del mismo sexo. Son masculinos los hilos tejidos en el mismo sentido, y femeninos en sentido contrario. El cubre sexo de los hombres o la pollera femenina son un simple ornamento o una comodidad higiénica. No están relacionados con sentimientos de pudor o vergüenza. Durante las festividades, el cacique usa un sombrero de piel de tigre y los demás de piel de mono. Las plumas de ciertos pájaros son sólo usadas por algunos hombres particularmente fuertes. Adornos comunes son los collares de picos de pájaros; los zapatos son de suela de madera con hilos entrecruzados en la parte superior; cuando el tiempo es lluvioso se usan suelas de piel de tapir en lugar de las de madera. Los Ayoreo hombres y mujeres, se depilan las cejas, pestañas; los cabellos los llevan largos y sueltos. Los jóvenes usan el pelo corto. Las viudas se cortan el cabello a fin de que el nuevo marido no muera pronto. El color con que se pintan el cuerpo es solamente el negro y el rojo, el primero expresa sentimientos de violencia, y el segundo erotismo, sobre todo en los jóvenes. En los hombres adultos y en algunas mujeres se encuentran cicatrices, sobre todo en el pecho y el vientre; son hechas por ellos mismos para demostrar fuerza y coraje. Se hacen también tatuajes con carbones ardientes o pipas de arcilla calentadas al rojo vivo. Los Ayoreo hombres y mujeres, se depilan las cejas, pestañas; los cabellos los llevan largos y sueltos. Los jóvenes usan el pelo corto.

Las viudas se cortan el cabello a fin de que el nuevo marido no muera pronto. El color con que se pintan el cuerpo es solamente el negro y el rojo, el primero expresa sentimientos de violencia, y el segundo erotismo, sobre todo en los jóvenes.

En los hombres adultos y en algunas mujeres se encuentran cicatrices, sobre todo en el pecho y el vientre; son hechas por ellos mismos para demostrar fuerza y coraje. Se hacen también tatuajes con carbones ardientes o pipas de arcilla calentadas al rojo vivo.

PROCESO DE ELABORACION CON LA FIBRA DE GARABATA

El Trabajo Artesanal Ayoréode

El trabajo de las artesanas y artesanos ayoréodes se realiza a mano en su totalidad, y otras veces con la ayuda de alguna herramienta manual. El patrimonio material es variado y lo conforman piezas que utilizaban a diario durante su vida en el monte, remontándonos a los primeros años de la existencia de este grupo cultural. Se emplean materias primas procedentes de recursos sostenibles como el garabatá fino (Bromelia Hieronymii) o dajudie, maderas duras como el tajibo y guayacán, madera blandas como el cedro y amarilla, semillas, cortezas y resinas vegetales.

Las piezas que más resaltan son los tradicionales bolsos utebetai empleando la técnica de tejido tipo red con lazos cerrados simples con torsión, los bolsos peyé con tejido tipo “twining”, adornos corporales, instrumentos de caza y labranza, recipientes e instrumentos musicales, todos en base a fibra de garabatá, plumas, madera y en pequeña proporción el hierro.

Las piezas ya terminadas, tejidos y tallados, se decoran con el mismo u otro material a través de una labor manual individual aplicando elementos típicos de la cultura ayorea. En cada pieza resaltan símbolos ancestrales de los 7 clanes, en base a diseños geométricos como estilización simbólica de los diferentes animales y frutos del monte. Es necesario aclarar que sólo una parte de estas piezas constituyen el patrimonio actual de los ayoreos, pero eso sí, todos persisten en sus recuerdos, y artesanas y artesanos están capacitados para elaborarlos cuando así se les solicite. En la labor artesanal ayoréode se distinguen diferentes rubros y técnicas.